MINISTERIOS

Niños

Jóvenes

Hogar y Familia

Escuela Sabática

Grupos de Amistad

Música

Salud y Temperancia

Comunidad

Tip de Salud.



Aunque estas fueron de las Navidades más frías que recuerdo, no voy a negar que las fiestas son una excelente excusa para dejar cualquier idea de dieta sentada en una esquina y disfrutar de la comida y de la bebida con pocos controles.

De nuestras escapadas culinarias, muchos órganos y funciones corporales se afectan: desde los patrones de sueño a los patrones digestivos, el exceso se nota en nuestra piel y pelo.

Pobre hígado

El hígado es el gran laboratorio del cuerpo; el órgano que intenta digerir y depurar todas las toxinas de nuestro organismo. Entre muchísimas otras funciones, es el encargado de convertir los carbohidratos y proteínas en grasas. Además, se encarga de filtrar la sangre proveniente del intestino, por lo tanto, cuando se come y se bebe en exceso, el hígado trabaja a destajo, y tanta labor intensiva puede producir, entre otras cosas, indigestión, dolor de cabeza, diarrea o colitis.

Depuración 101

Nuestro cuerpo necesita limpiarse interiormente con cierta frecuencia para poder regenerarse, asimilar mejor los alimentos y prevenir eficazmente las enfermedades.

Toda persona sana debería darle al organismo periódicamente un proceso de desintoxicación, sin esperar a enero, o a que el mismo cuerpo nos lo recuerde mediante síntomas como cansancio, palidez, ojeras, congestión, pesimismo o irritabilidad. Otros efectos empiezan a sentirse en poco tiempo: diarrea, gastritis, dolor abdominal o de cabeza.

Un ayuno sano para desintoxicar al cuerpo es recomendado por lo menos una vez al mes. No es sólo un momento para eliminar sustancias tóxicas que el cuerpo ha acumulado, sino también es un pequeño período, el cual se puede aprovechar para ofrecer al cuerpo sustancias nutritivas para su salud. La razón es proveer nutrientes a los órganos encargados de desechar sustancias del cuerpo, como los intestinos, los riñones, el hígado y la piel.

Las aliadas de la depuración son las verduras, las frutas y el agua, pero esto no significa que haya que eliminar al resto de los alimentos

¿Cómo hacerlo?

Algunas recomendaciones dietéticas y saludables para desintoxicar al cuerpo.

• Tome bastante líquido. No sólo para desintoxicarse, sino que debe ser un hábito de vida. Ocho vasos de 8 onzas al día es una cantidad recomendada para que el cuerpo funcione óptimamente, y elimine desechos.

• Consuma frutas y vegetales frescos. Ofrecen gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes esenciales para la salud. Una forma muy agradable de consumirlos es en forma de jugos o batidos, ya que el proceso de digestión es más sencillo.

• Incluya yogur light: Excelente para el intestino y regeneración de la flora intestinal, es liviano y contiene probióticos.

• Elimine el consumo de azúcar y sal. La retención de agua o edema persistente puede ser un indicador de enfermedades cardiovasculares, problemas de hígado, vejiga o riñón e inclusive puede derivarse de alguna alergia.

• Evite tomar estimulantes como el café, té o alcohol. Algunas infusiones, como las de menta, manzanilla, chia, están permitidas.

• Evite los fritos y los productos muy procesados, ahumados y/o embutidos.

Desintoxicar no es hacer dieta, ni tiene la intención de hacerle perder peso; es un proceso depurativo, natural y necesario para su organismo. Comience en enero y siga hasta diciembre, un día por mes. Después, cuénteme como le fue...

Receta

Batido de piña y jengibre:
1 y media taza de piña natural
y de jugo de limón
1 trocito de jengibre
1 manzana verde
1 taza de agua

Preparación:
Llevar todo a la licuadora y mezclar bien con hielo. Servir frío.

Tomado de Diariolibre.com